Club / Instalaciones / Estadio El Sadar

Estadio El Sadar

INSTALACIONES


INFORMACIÓN DEL SADAR

DIMENSIONES

104M x 67M

CAPACIDAD

17.286

INAUGURACIÓN

2 DE SEPTIEMBRE DE 1967


LA HISTORIA DEL SADAR

El C.A. Osasuna disputó su último partido en el campo de San Juan el 7 de mayo de 1967. Se despidió así un estadio utilizado desde el 21 de mayo de 1921. La Asamblea de Socios Compromisarios, celebrada el 9 de abril de 1965, determinó la venta del viejo campo y en abril de 1966 se efectuó el traspaso a la Sociedad Navarra S.A. por un importe de 40 millones de pesetas. Era preciso contar con un campo cómodo para los espectadores, de mayor aforo e iluminación artificial que permitiese celebrar partidos nocturnos. Además, los ingresos de la venta se utilizaron para atender la deuda imperiosa que venía acumulando el club por aquellos tiempos.

El C.A. Osasuna pagó 10 millones de pesetas para adquirir los terrenos dónde se iba a construir el nuevo estadio. Las obras de construcción tuvieron un costo de 51 millones de pesetas, financiados mediante remanente de la venta de San Juan y préstamos de las cajas de ahorros. Las obras se realizaron en tan sólo once meses. Se emplearon 14.000 metros cúbicos de hormigón, dentro de los cuales iban 500.000 kilogramos de hierro y 350.000 para la estructura de la cubierta. El estadio El Sadar tenía una capacidad para 25.000 espectadores, 7.000 de ellos sentados. Construcciones Carlos Erroz S.A. se encargó de acometer las obras.

La inauguración del estadio El Sadar tuvo lugar el 2 de septiembre de 1.967 con un partido que enfrentó al Real Zaragoza con el Vitoria de Setúbal, de Portugal, en el que era el primer encuentro del torneo triangular que organizaron los navarros para esa efeméride. El saque de honor lo hizo el presidente del C.A. Osasuna, D. Jacinto Saldise, acompañado por el arquitecto del estadio, D. Tomás Arrarás. El partido se celebró a las ocho de la tarde y fue necesaria la luz artificial. Iluminaron el estadio cuatro torres, situadas en las cuatro esquinas, con 36 focos cada una y 19 reflectores en cada banda.

Antes del partido, y siguiendo la costumbre de la época, el estadio fue bendecido por el párroco de San Fermín, acompañado por la directiva rojilla, autoridades locales y otras personalidades. Los tres equipos participantes en el triangular desfilaron por el césped precedidos por el grupo de danzas del Ayuntamiento de Pamplona. La Pamplonesa se encargó del repertorio musical. Además hubo formación olímpica en el terreno de juego de los equipos de las categorías inferiores del C.A. Osasuna.

Torneo Triangular

El torneo triangular lo disputaron el C.A. Osasuna, el Real Zaragoza y el conjunto portugués del Vitoria de Setúbal. El primer partido, disputado el mismo día de la inauguración, enfrentó a aragoneses y portugueses y finalizó con empate a un gol. El primer gol registrado en el nuevo estadio fue obra de Pedras, jugador del Vitoria, en el minuto 57.

El siguiente partido, entre rojillos y portugueses, se jugó un día después con victoria osasunista por tres goles a uno. Osaba, en el minuto 28, marcó el primer gol del C.A. Osasuna en el estadio El Sadar. El día 4 de septiembre finalizó el torneo con el partido C.A. Osasuna 0 - Real Zaragoza 3. Los actos de inauguración se cerraron esa noche con una cena en el Club de Tenis Pamplona a la que acudieron, entre otros, las autoridades y los equipos participantes en el torneo.

El primer partido de liga del C.A. Osasuna en el nuevo estadio tuvo lugar el 17 de septiembre de 1967, a las 17:00 horas, ante el Sporting de Gijón. El partido, de Segunda División, acabó con empate a uno, con gol de Jordana para Osasuna ante 16.000 espectadores.

El estadio El Sadar tuvo su primer cambio estético en la temporada 77/78 cuando se instalaron las vallas protectoras por haber obligado la Federación Española de Fútbol a todos los clubes de Primera y Segunda División a acometer esta reforma por motivos de seguridad. Y en la campaña 81/82 se televisó por primera vez un partido en directo desde el estadio que finalizó con victoria del C.A. Osasuna por tres goles a dos ante el F.C. Barcelona.

Nueva tribuna

El Sadar fue remodelado en 1989 con la construcciónde la Tribuna de Preferencia Alta, con un costo de 561 millones de pesetas. El C.A. Osasuna, sin deudas por aquellos tiempos, había quedado al margen del plan de saneamiento que iba a llevar a cabo la Administración y no estaba previsto que percibiese cantidad alguna por el ingreso de las quinielas. La respuesta del presidente de aquella época, D. Fermín Ezcurra, fue levantar una nueva tribuna con cargo a la deuda privada que iba a asumir la Liga de Fútbol Profesional. Con esta modificación, el estadio pasó a contar con un aforo de 30.000 espectadores, cifra reducida años más tarde a 20.000 por directrices de la UEFA cuando, por motivos de seguridad, se obligó a que todos los estadios contasen únicamente con localidades de asiento.

En el mes de diciembre de 1998, el C.A. Osasuna instaló su primera tienda oficial en los bajos del campo. El 29 de mayo de 1999 quedaron inauguradas oficialmente las oficinas del C.A. Osasuna en la parte trasera del estadio. Hasta esa fecha, la labor administrativa del conjunto rojillo se gestionó desde las carismáticas oficinas de la Plaza del Castillo.

En enero de 1999, una nueva modificación se hizo realidad: un moderno videomarcador fue instalado en el ángulo de tribuna de gol y tribuna de preferencia. El 13 de noviembre de 1999 se inauguró la nueva sede social del C.A. Osasuna y la sala de juntas en el estadio El Sadar. Estas dependencias, al igual que las oficinas, habían estado ubicadas hasta esta fecha en la Plaza del Castillo.

La temporada 99/00 también trajo variantes en la parte externa del estadio. Esa temporada, dos restaurantes abrieron sus puertas en el exterior del edificio. La sala de prensa del estadio también cambió su ubicación.

Asimismo, la temporada 02/03 trajo consigo numerosas novedades en el estadio. Las antiguas cabinas de prensa fueron reubicadas en la tribuna alta del estadio. Las nuevas dependencias de los medios de comunicación ganaron en comodidad y pasaron a contar con una modernas cabinas con sus televisores incluidos. La antigua zona de los informadores se utilizó para diseñar unas localidades VIP. Además, dos enormes lonas con motivos osasunistas se instalaron en el exterior del estadio mejorando la estética del estadio El Sadar. El túnel de vestuarios también se acondicionó a los nuevos tiempos.

La labor administrativa del C.A. Osasuna aumentó y por tanto las oficinas fueron ampliadas con la construcción de tres nuevos despachos y una sala de reuniones. El 14 de mayo de 2003 también quedó inaugurado un local para que la Federación de Peñas Osasunistas pudiese trabajar con independencia y comodidad.

La culminación de un estadio moderno y adaptado a las nuevos tiempos llegó en verano de 2003. La grada del estadio fue modificada en su totalidad. Con esta obra de envergadura, la parte baja del estadio se alzó casi dos metros respecto al terreno de juego habilitando nuevas butacas para que los espectadores estuviesen más cómodos y disfrutasen de una mejor visibilidad. La anchura de las bandas y los fondos se ampliaron con esta obra y los banquillos antiguos fueron sustituidos por unos nuevos y modernos de metacrilato. Las vallas de separación con la grada también fueron eliminadas. Dos nuevos videomarcadores en ambos fondos del estadio culminaron la nueva imagen interna del estadio. Ese mismo verano, también fue inaugurada la nueva sede de la Fundación Osasuna, ubicada en la actualidad en la parte trasera del estadio El Sadar. En 2017 los dos videomarcadores, de 30 metros cuadrados de superficie, fueron sustituidos por otros dos más modernos de 45 metros cuadrados.

La gran remodelación

El estadio cumplió 50 años en septiembre de 2017, y poco después se planteó la mayor remodelación que ha sufrido el estadio rojillo a lo largo de su historia. En julio de 2018, el presidente de la entidad, Luis Sabalza, anunció la convocatoria de un concurso para reformar y ampliar el estadio rojillo. El estadio había ido envejeciendo poco a poco y la reciente crisis que había atravesado el club había impedido invertir lo suficiente en las instalaciones. El aforo, tras ir adaptando el estadio a las diferentes normas de seguridad, se había quedado ya reducido a unos 18.500 espectadores, y Osasuna solo podía atender las renovaciones de los socios sin plantearse hacer nuevos abonados. Además, El Sadar no cumplía ya las más básicas normas en caso de evacuación ni las exigencias de LaLiga en materia de retransmisión televisiva. Por todo ello, la Junta Directiva consideró necesario emprender un proyecto de reforma que ampliase además el aforo hasta cerca de 25.000 asientos.

El club publicó un pliego de condiciones y diseñó un proceso único hasta entonces en el mundo del fútbol. Los estudios de arquitectura que lo deseasen podían presentarse al concurso de ideas para la reforma del estadio, que tenía un límite de 16 millones de euros más IVA como gasto máximo. Finalmente se presentaron cinco proyectos en los que estudios de arquitectura y constructoras fueron de la mano. Los cinco fueron presentados en octubre del 2018 en el Museo de la Universidad de Navarra en un acto que contó con la presencia de la Junta Directiva, la plantilla, empleados del club, veteranos y socios. Después de un periodo en el que los socios pudieron obtener más detalles de cada uno de los proyectos, todos los socios de la entidad mayores de 18 años fueron llamados a las urnas. Algo más de 11.000 socios tuvieron el derecho a participar en la votación, que alcanzó el mayor porcentaje de movilización de la historia del club con una participación del 75% y más de 8.400 votos. Por primera vez además en la historia del club, los socios pudieron votar presencialmente y también de forma online.

Los socios del club debían elegir en primer lugar entre acometer una reforma básica con un coste menor y sin ampliación, opción elegida por el 7,6% de los socios, o llevar a cabo una reforma más ambiciosa con ampliación del aforo, opción ganadora con un 90,3% de los votos. Y entre los cinco proyectos presentados, Muro Rojo, de OFS Architects y la constuctora VDR, fue el ganador con un 45,3% de los votos. 

En junio de 2019 comenzaron las obras en el sector de Preferencia. Se demolieron todas las estancias de la planta baja realizando nuevos vestuarios más amplios para los equipos y para los árbitros, así como una nueva sala antidoping. El vestuario local cuenta desde entonces con una segunda planta preparada para realizar ejercicios de activación. La zona de encuentro entre ambos vestuarios se amplió y la zona mixta también. En la primera planta se construyeron nuevas oficinas para el Departamento Comercial y para el de Comunicación, así como una sala de juntas. La reforma llegó también a la sala de prensa, al palco VIP y a las cabinas para los medios de comunicación. También se realizaron pupitres en la Tribuna Alta para qpoder acoger a todos los medios acreditados en los partidos de máxima expectación. Se renovaron los dos ascensores ya existentes, los palcos de empresas se rehicieron por completo acercando su situación al campo y se reformaron los baños para el público. La obra más importante consistió en dotar a la Tribuna Alta de un acceso por escaleras independiente y en ensanchar los vomitorios. Los asientos de toda la zona de Preferencia se renovaron completamente.

A finales de octubre de 2019 comenzó la segunda fase de la reforma con las obras de cimentación del nuevo anillo superior de gradas que ampliará la capacidad del estadio hasta los 24.400 espectadores.


CÓMO LLEGAR


GALERÍA